Aprendizaje a través del arte del Origami

¿Quién no ha probado alguna vez en su vida a construir pajaritas, barcos o aviones de papel doblando y doblando una cuartilla?
La papiroflexia es todo una arte que, además, esconde muchos de los secretos de la geometría y de las matemáticas.
De origen japonés, el Origami es una técnica muy antigua nacida entre las clases acomodadas y extendida más adelante de la mano de la propagación del uso del papel.
Uno de los grandes aficionados de nuestro país a esta disciplina, curiosamente, fue Miguel de Unamuno, quien la rebautizó como cocotología, aludiendo seguramente al nombre en francés de la pajarita de papel, cocotte du papier. En muchos retratos se le puede observar con alguna de estas aves entre sus libros, como podemos apreciar en la siguiente obra pintada por Zuloaga:

Retrato de Unamuno pintado por Zuloaga

“Pero además de entretenimiento y arte, el origami esconde una buena cantidad de reglas matemáticas. Al fin y al cabo, si deshacemos una figura, lo que obtendremos es un patrón de formas geométricas sobre una superficie plana.”

R. Pérez: Las matemáticas escondidas en el arte del origami, publicado en El Confidencial

Pero las matemáticas no solo describen los fundamentos del origami, sino que que se puede usar la geometría para crear casi cualquier figura que se desee, siempre que se tenga un poco de habilidad.
Se trata de convertir cualquier cosa que se quiere representar (un animal o una planta, por ejemplo) en un dibujo esquemático en el que cada extremidad es una línea y cada línea, después, una pestaña de papel. Basándonos en los estudios de Robert Lang, físico que ha dedicado parte de su carrera ha investigar, diseñar y teorizar sobre el origami, cualquiera que haya probado a hacer papiroflexia alguna vez, sabe que una pestaña se consigue doblando el papel en torno a un vértice las veces que sean necesarias según lo afilada que necesitemos la pestaña: una, dos, tres veces. Al desdoblar de nuevo el papel, los dobleces aparecen convertidos en los radios de un círculo imaginario que parten desde el vértice hacia fuera. (R. Pérez)

Patrón creado por Robert Lang, que dá como resultado un detallado escorpión.

Es por ello que las aplicaciones del origami en distintos campos de la ciencia y la tecnología son habituales gracias a su versatilidad, la sencillez de sus procesos y lo asequible de sus materiales. La biotecnología o la robótica son algunos de los campos donde se está aplicando de manera muy eficaz.

El origami en el ámbito de la educación.

En la infancia se puede sacar provecho al Origami de muchísimas maneras. La más evidente: manipulando el papel y trabajando la motricidad fina; pero no es el único de sus usos.

Según palabras de Stella Ricotti “Al doblar papeles con el objetivo de lograr una figura se deben seguir secuencias lógicas; la observación detallada, la coordinación de los movimientos, la movilización del pensamiento intuitivo y la representación mental se ponen en juego inevitablemente.

“El Origami es también un recurso para descubrir un puente hacia el interior, al silencio, a la creatividad con casi nada: es el poder de lo simple.”

Stella Ricotti, profesora de matemáticas y autora del libro publicado por Homo Sapiens “Origami y Geometría”.

Origami: Arte, geometría y emociones.

De todo esto y mucho más seguiremos aprendiendo en el próximo curso en línea de Montessori Canela: Origami: Arte, geometría y emociones. Disponible en nuestra página Web desde el 21 al 28 de julio de la mano de Aaron Vélez.

Os esperamos encantadas, para profundizar en este apasionante tema y finalizar con un Webinar en directo acopañados de Aaron Vélez, que resolverá todas nuestras dudas.
Toda la información en:

http://www.montessoricanela.es

Como siempre, la Organización Montessori Canela, a tu lado en el camino del aprendizaje con el deseo de construir una educación respetuosa, inclusiva y holística.

Postgrado Guía Montessori

Comenzamos en febrero. Matricúlate antes de que se acaben las plazas