ACOMPAÑAR EN CASA A NUESTROS SERES QUERIDOS

Corren tiempos difíciles.
Y en estos momentos de incertidumbre y confusión, cada vez son más las familias que sienten dudas ante la llegada del otoño y “la vuelta al cole”.
A los dilemas educativos e ideológicos, ahora se unen las dudas relacionadas con la salud y los protocolos y reglas de convivencia que se derivan de la pandemia que nos sobrevuela, y que define nuestros días como una nueva era, el comienzo de algo, difícil de describir, pero, en cualquier caso, raro.

Diversas sensaciones se entremezclan en nuestro interior: El miedo a la enfermedad, la inseguridad sobre el exterior y sobre nuestro entorno, en algunos casos, y en otros la angustia de que ver como nuestros hijos se acostumbran a vivir las relaciones sociales de una forma antinatural y ajena, normalizando la prohibición de realizar procesos habituales y sanos en sí mismos como tocarse, abrazar a sus seres queridos, compartir juguetes con sus semejantes, hablar llevando una mascarilla… Es como si poco a poco fuesen, y fuésemos, acostumbrándonos a vivir en un futuro distópico, un especie de realidad paralela de ciencia ficción, pero que por desgracia, se va integrando y elevándose como el nuevo estandarte del mundo que nos toca vivir.

Sin hacer alegatos apocalípticos, que no es la intención, la realidad es que este año la “Operación regreso” tras el descanso estival, se presenta cargada de incertidumbre; y ahora, más que nunca, muchas familias se plantean la opción de acompañar y/o educar en casa como una alternativa muy convincente.

El hogar como motor que impulse nuestras vidas.

Es evidente que las necesidades que tenemos las personas evolucionan y varían en cada etapa de desarrollo, siendo bien distintas las de un bebé que las de un adolescente. De cualquier modo, el hogar representa, o debería representar, el espacio “sagrado” de protección, donde nos sintamos libres y seguras para ser como de verdad somos; el lugar donde bajar la guardia y poder desplegar nuestras potencialidades, deseos y dones. Si conseguimos que nuestra madriguera sea el espacio de poder que preserva y protege nuestro Yo más vulnerable, podremos salir al mundo sintiendo confianza, seguridad, aplomo.

Cuando lo de dentro está bien protegido, el proceso de apertura al exterior se dará de una forma más sana y natural. Seremos exploradores con una mochila bien preparada, con unas herramientas seleccionadas y cuya utilización controlamos a la perfección.

Por ello es tan importante convertir nuestros hogares en espacios de autonomía y bienestar. Sea cual sea la edad de quienes lo integran. A lo mejor estos tiempos pueden enseñarnos muchas cosas positivas, muchos valores que la civilización ha ido pisoteando, como la convivencia entre generaciones y el cuidado mutuo.

Si preguntamos a un bebe o una persona muy enferma o anciana dónde le gustaría estar, es muy probable (que si pudiera hablar) nos dijera: “En casa”. No siempre se puede elegir, cada situación familiar es un mundo, y por supuesto que hay guarderías, clínicas y residencias para la tercera edad muy bien preparadas… Pero en el fondo creo que la mayoría de las personas donde estamos más a gusto es rodeadas de nuestros seres queridos y en un entorno conocido.

La lógica de las sociedades modernas, construidas en torno al trabajo y los bienes materiales, obliga a tener que delegar los cuidados para poder formar parte del engranaje. Muchas veces parece imposible elegir, o parar la maquinaria y bajarse.
Pero a veces suceden cosas, como ahora; momentos en los que la vida nos ofrece la posibilidad de dudar, de parar, de reconsiderar el camino.

Y si este ahora es tu caso, y has decidido, por voluntad propia o por necesidad, modificar la gestión familiar y acompañar a tus seres queridos en el hogar (da igual si es a tiempo completo o parcial). Déjanos decirte que estás a las puertas de adentrarte en un camino lleno de desafíos y obstáculos, pero también de sorpresas y tesoros. Un camino que deberás recorrer cada día con tus dudas, miedos y alegrías. En muchos momentos caminarás sola o solo, pero en otros te darás cuenta de que no eres la única persona transitándolo…
Está plagado de otros seres, tribus y realidades, tanto cerca como lejos, afines o diferentes…
Hay muchas cosas que se pueden hacer para afrontar los obstáculos, por ejemplo, formarnos y/o buscar redes.

Formándonos y encontrándonos en el camino.

El momento presente ofrece multitud de opciones para el aprendizaje desde el hogar. En la red y en los libres existen multitud de recursos sobre educación, pedagogía, crianza, cuidados, salud… Es sencillo buscar lo más afín a tu pensamiento y compartir la sabiduría.
Desde OMCI ahora mismo, ofrecemos una plataforma de cursos gratuitos que se renuevan cada semana y pueden realizarse completamente online. Y también la formación de siempre, los Posgrados para prepararte como Guía Montessori, no solo presencialmente, sino también, como novedad de forma semi presencial o totalmente a distancia. Puedes consultar estas nuevas opciones y consultar las sedes en nuestra página web, solo te adelantamos que, si nos lees desde Puerto Rico, Perú o Colombia ahora nos vas a tener ahí, muy, muy cerquita. Y por supuesto continuamos con las sedes de Chile, Argentina y España. Tienes toda la información en:
http://www.montessoricanela.es

Y si lo que buscas es apoyo, compartir tus dudas, hablar con otras familias que educan en casa, o viajando, resolver cuestiones legales, o compartir experiencias, puedes acudir a ALE, la Asociación por la Libre Educación, que desde 1993 han estado sembrando semillas para abrir nuevas vías y senderos en la forma de entenderla educación. Se trata de un colectivo que apuesta por otras maneras de educar y aprender. Puedes leer más sobre su trabajo o contactar con ALE en su página web:

www.educacionlibre.org

Estas semanas precisamente están preparando diversos encuentros virtuales sobre estos temas, como la Mesa Informativa “¿Y si educamos en Casa?,” el encuentro sobre Asesoría Legal con un Abogado especialista en Homeschooling o el Encuentro Virtual sobre experiencias de familias y desescolarización.

Profundiza esta semana sobre el acompañamiento en casa de 0 a 6 años con nuestro curso gratuito.

“Acompañamiento familiar en casa al niño de 0 a 6 años”, disponible en el Aula Virtual de OMCI (Organización Montessori Canela Internacional) de forma completamente gratuita a partir del 25 de agosto y hasta el 1 de septiembre.

El curso estará impartido por Carla Imperato. ¿Quieres saber más sobre ella?
Carla es madre y Guía Montessori con Certificación en Educación Positiva. Además, tiene estudios en Pedagogía Pikler. Investigadora en el ámbito escolar y buscadora de nuevas propuestas dentro de los ambientes de la escuela tradicional.
Carla es asimismo creadora del proyecto BUNGA MONTESSORI basado en la educación respetuosa y el acompañamiento al niño, desde el amor con conciencia.

Te esperamos cada semana en el Blog, en nuestros cursos gratuitos en línea, en los Webinars de cada jueves, y por supuesto en nuestra formación continua.

Organización Montessori Canela Internacional, siempre a tu lado por una educación diferente.

Postgrado Guía Montessori

Comenzamos en febrero. Matricúlate antes de que se acaben las plazas